Enfoque multidisciplinar

Un profesor de Yoga Terapéutico capacitado entiende la conexión cuerpo – mente a través de las herramientas del yoga. El profesor interviene después de que la fase aguda ha disminuido, a menudo trabajando con el médico de cabecera o fisioterapeuta, y ayudando al individuo a encontrar una recuperación que le coloca en una mejor posición para evitar la recaída. Por ejemplo , en el caso de lesiones corporales, tales como dolor de espalda, al individuo se le dará una rutina personalizada para practicar a diario y hacer frente a sus necesidades específicas, que puede ser modificada por el profesor de Yoga Terapéutico, mientras se recuperan la fuerza y la flexibilidad.

El Yoga Terapéutico no es sólo para el dolor de espalda o dolor en el hombro, junto con la atención clínica y la psicoterapia en función de la situación, también puede ayudar a aliviar el dolor y reducir el sufrimiento de las personas que sufren de esclerosis múltiple, trastorno de estrés postraumático y otros trastornos para los cuales tal vez no se suele pensar en el yoga como una ayuda. Aunque el Yoga Terapéutico no es una cura, permite mejorar la calidad de vida, y puede aumentar la eficacia del tratamiento clínico. Por ejemplo, en el caso del cáncer, se puede mejorar la capacidad del paciente para cumplir con los duros tratamientos.  (Larry Payne, MD)

En casos de dolor crónico creemos que un tratamiento efectivo exige la individualización del tratamiento y muy posiblemente una integración de diferentes herramientas para obtener una mejoría de los síntomas. Con el Yoga Terapéutico se puede ir más allá de tratar los síntomas y crear un espacio de reflexión sobre los factores que desencadenan o agravan su condición y sobre la responsabilidad de uno mismo sobre su propia salud.

La intención es que el alumno pueda aprender a adoptar y cultivar conductas físicas y psicoemocionales que le ayuden a mejorar su calidad de vida.

 

 

Anuncios