5 razones para practicar yoga prenatal

¿Cómo puede una clase de yoga prenatal ayudarte si estás embarazada?

1. Cuida tu cuerpo, cuida tu mente

Durante el embarazo el cuerpo cambia a un ritmo acelerado, es como si la mujer embarazada tuviera que aprender a moverse y respirar de nuevo. En las clases de Yoga Prenatal se trabaja para que el cuerpo esté mejor preparado para adaptarse a estos cambios a nivel físico y mental.

Ponemos énfasis en la respiración para aumentar la capacidad respiratoria y cultivar un mayor estado de calma y presencia. Con la práctica de las posturas (asanas) se puede conseguir una musculatura fuerte y flexible, cualidades necesarias para un embarazo sano y para el parto. La conciencia corporal y respiratoria mejoran la conciencia postural, lo que ayuda a prevenir y aliviar el dolor de espalda y otras molestias del embarazo.

Las técnicas sencillas de meditación y la relajación que se practica al final de cada clase ayudan a reducir el estrés.

2.  Estarás mejor preparada para el parto

Muchas mujeres desean un parto natural (vaginal). Todo lo que se trabaja a nivel de fuerza y flexibilidad de las piernas, de la pelvis y del suelo pélvico y consciencia respiratoria durante el embarazo, puede facilitar el proceso del parto.  

Por otro lado, el dolor es probablemente uno de los mayores miedos de la mujer embarazada. Todos tenemos una tendencia natural a cerrarnos o tensarnos ante el dolor, lo cual genera aún más tensión. El yoga puede ayudar a romper este ciclo porque posibilita relacionarse con el dolor desde la consciencia respiratoria y corporal con aceptación. Se puede aprender a surfear las olas del dolor en vez de ahogarse en ellas.

3. Conectarse con el bebé y con una misma  

La clase de yoga puede ser un espacio para conectarse con el bebé y con el embarazo desde el “modo ser” y no el “modo hacer”. Para sentir más que pensar. Es una gran manera de empezar, literalmente, a crear espacio en tu vida y en tu práctica para tu bebé.

El constante cambio te ofrece la oportunidad de escuchar tu cuerpo y notar que responde diferente a medida que avanza el embarazo.

4. Conocer a otras mujeres, crear comunidad.

Uno de los beneficios del yoga prenatal es poder unirse a una comunidad con otras madres embarazadas. Compartir este viaje con otras mujeres puede aliviar la ansiedad al darse cuenta  que no eres la única con dudas, molestias o miedos.  

En estos grupos hay mujeres que intercambian informaciones sobre dónde y cómo van a parir, cómo solucionan sus molestias y a veces nacen amistades que se convierten en un grupo de posparto, de crianza o simplemente de amigas.

5. Inteligencia Emocional o Más allá del parto

Hacer yoga prenatal no significa que tendrás el parto perfecto. (Lo siento!) Quizás la enseñanza más valiosa sea estar en condiciones de aceptar la perfección del parto que te toque, independientemente de si es como lo habías planeado. Algunas mujeres pueden sentirse fracasadas o culpables por no tener el parto que deseaban. Practicar la aceptación y la gratitud pueden ayudar a reconciliarse con un parto que no ocurre como planeado o imaginado y puede ser una ventaja en el delicado período del posparto. De hecho, son habilidades para seguir cultivando y practicando durante toda la maternidad. Durante toda la vida.

 

Hay evidencia de los siguientes beneficios para las embarazadas y los bebés:

  • Mejora el sueño
  • Reduce el estrés y la ansiedad
  • Aumentar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia de los músculos necesarios para el parto
  • Disminuye el dolor de espalda, las náuseas, los síntomas del síndrome del túnel carpiano, los dolores de cabeza y la dificultad para respirar
  • Incrementa la calma y la autoeficacia
  • Puede ser útil en el manejo de la inestabilidad del estado de ánimo, el malestar musculoesquelético, el dolor y aumento de peso
  • Puede aliviar la depresión que algunas mujeres sufren durante el embarazo.
Muchas embarazadas prefieren esperar hasta el 2º trimestre para retomar su práctica.En caso de duda, consulta con tu médico o comadrona.

Ellen Lima es profesora de yoga pre y postnatal. Le inspira compartir con otras mujeres las herramientas que le ayudaron en su embarazo y posparto y le siguen ayudando a mantener la calma cuando su hijo se despierta hasta ocho veces en una noche.

Anuncios